Conocimiento personal

Los datos que se obtiene por medio de la grafología son objetivos y no responden a ningún interés más allá de ofrecer información práctica y real sobre la persona que se estudia.

Por tanto, utilizar la grafología como una herramienta para obtener información personal permite que puedan entenderse sentimientos y emociones, y comprender también de qué manera reaccionamos ante situaciones cotidianas.

Conocer nuestras motivaciones, qué nos anima y en qué zonas están ubicados nuestros miedos, permite hacer valoraciones sobre la situación actual de cada persona y ayudan a tomar decisiones si es conveniente.