Leonardo da Vinci

By 05 de May de 2019 May 31st, 2019 Grafología

 

Leonardo da Vinci. Un genio, poca gente se atreve a ponerlo en duda.

Hoy día 2 de mayo se conmemora el 500 aniversario de su muerte, cuando tenía 67 años. Fue un hombre tan trabajador, tenía tantas ganas de dejar constancia de sus pensamientos, ideas y ensayos que, afortunadamente, disponemos de una gran cantidad de manuscritos suyos para poder estudiarlos.

 

LA ESCRITURA DE LEONARDO

 

El maestro tuvo a bien darnos mucho trabajo a los profesionales que nos dedicamos a la grafología. Quizá ya lo sabíais, la persona inquieta que fue Leonardo se dedicaba a escribir con lo que denominamos escritura en espejo, es decir, que sólo podía ser leída a través de un espejo.

Quizá el hecho de que fuera ambidiestro tuviera algo que ver, aunque personalmente soy de la opinión de que sobre todo buscaba originalidad y ponérselo difícil a los que trataran de copiarle. Pensad también que en aquella época, en los ambientes en los que se movía Da Vinci, todo el mundo intrigaba, y además no existían aún los derechos de autor. Alguna cosa tenía que hacer el hombre para protegerse!.

 

 

 

LOS AMBIDIESTROS

 

Ya que estamos, aprovecho y al tiempo que le agradezco a este genio la oportunidad, os explico alguna cosita sobre los ambidiestros. Se trata de personas que pueden escribir indistintamente tanto con la mano derecha como con la izquierda. No sé si conoceréis alguno en persona, yo no.

¡Y pensad que suelo estar muy atenta a todo lo que hace referencia a la grafología, pregunto y estoy tan alerta como me resulta posible!. Pero no conozco a ninguno, solo los ejemplos que se referencian en los libros de consulta.

 

Esto sirve para poder daros la primera información, y es el ínfimo porcentaje de escritores ambidiestros que existe. La mayoría de los que lo son, han llegado a serlo por obligación. Dado que no mucho tiempo atrás, ser zurdo era algo mal visto, se forzaba a los que lo eran a escribir con la mano derecha, cuando ni era su opción ni les resultaba fácil.

Con el tiempo, y puesto que la escritura es una técnica que mejora con la repetición, los neo-diestros conseguían normalizar el acto de escribir, aunque algunos de ellos han podido mantener la habilidad de hacerlo también con la mano que les resulta natural, la izquierda.

 

 

PORCENTAJES

 

La situación de los ambidiestros queda pues totalmente fuera de estudio hoy en día, más allá de la curiosidad. Y esto es así porque son una amplia minoría, si se entiende lo que quiero decir. El porcentaje de diestros se mueve en torno al 85% y el de zurdos sobre el 15% de manera oficial. Por tanto,

 

 

ESCRITURA EN ESPEJO

 

Voy a deciros una cosa sobre este tipo de escritura: probadlo. ¡Venga valientes!. Y ya me contaréis qué tal.

Se trata de escribir de manera que cuando uno mira el papel, lo que hay escrito resulta ininteligible. Sólo se puede leer en el caso de que se encare a un espejo y focalicemos la vista en el espejo y no el escrito. Ya me perdonaréis, pero yo solo lo he probado una vez y me duró la cosa unos cinco minutos más o menos.

Pido comprensión, soy una persona de tipo nervioso. ¡La voluntad y el esfuerzo que requiere escribir así se me escapan totalmente!

Este tipo de escritura aparece en niños pequeños que están aprendiendo. Y además, habitualmente sólo escriben unas cuantas letras en forma de espejo, no todo el texto. Forma parte del aprendizaje y es del todo normal.

Si al crecer continúa apareciendo esta característica, es posible que la niña o el niño tengan alguna dificultad para terminar de definir si son zurdos o diestros. Es aconsejable no forzarlos, permitir que se posicionen de manera libre y sin presiones.

Y en cuanto a los adultos, honestamente os diré que con tan pocos estudios de referencia, a mí me cuesta posicionarme. Algunos trabajos apuestan por afirmar que las personas que tienen mucha creatividad pueden escribir así sin mucho esfuerzo, tal y como hacía Leonardo.

También hay otros que afirman que puede ser síntoma de alguna patología. Por mi parte, insisto en que se trata de un tema tan residual dentro del estudio de la grafología, por falta de muestras de escritura, que solo puedo agradecer al gran Da Vinci la oportunidad que con la conmemoración de los 500 años de su pérdida, se me haya presentado la oportunidad de hablaros sobre este tema.

 

Leave a Reply